lunes, 12 de mayo de 2014

Alimentación para mujeres mayores de 40 años.

Desafíos nutricionales para las mujeres de más de 40 años. 
Desafíos nutricionales para las mujeres de más de 40 años
Alimentación para mujeres mayores de 40 años.










































Hay muchos desafíos a los que una mujer de más de 40 años de edad debe hacer frente; uno de ellos es cómo mantener su cuerpo en buen estado de salud tomando la cantidad adecuada de nutrientes.

Una mujer de más de 40 tiene distintas necesidades nutricionales que un hombre o una mujer más joven y debería ser capaz de responder a estas necesidades para mantenerse en buen estado de salud y prevenir enfermedades como la obesidad, las cardiopatías, la diabetes o el cáncer.

Para ello es importante volver a los fundamentos de la nutrición. Una dieta bien equilibrada, con la cantidad adecuada de nutrientes garantizará una vida más larga.

Grasas buenas y grasas malas

Hay una diferencia importante entre las grasas buenas y las malas. Las mujeres de más de 40 deberán tomar las cantidades adecuadas de grasa necesarias para conservar una buena salud. Sin grasas buenas, el cuerpo no será capaz de absorber importantes vitaminas y minerales.

Las grasas buenas se encuentran en el aceite de oliva, los aguacates, las almendras, el pescado azul, las semillas de sésamo y la soja, entre otros.

Evitar las grasas saturadas; las que se vuelven sólidas a temperatura ambiente.

Vitaminas y minerales

Las mujeres de más de 40 deben incluir en su alimentación ciertos vitaminas yminerales que son necesarios para el cuerpo. A medida que el cuerpo envejece, es más propenso a padecer enfermedades relacionadas con la edad, como la osteoporosis. Por ello, un mineral muy importante para las mujeres en esta franja de edad es el calcio.

El calcio refuerza los huesos y previene la osteoporosis. También es especialmente útil para aliviar los síntomas del síndrome premenstrual, así como los asociados a la menopausia. Son alimentos ricos en calcio los cereales integrales, las habas, las verduras, la leche desnatada, el yogur, las almendras y las sardinas en lata (también ricas en omega-3), entre otros.

El magnesio y con vitamina D son también son muy importantes para mantenerse sanos. El magnesio se obtiene de verduras de hoja, mientras que la luz solar (la de primera hora de la mañana) es la mejor fuente de vitamina D, así como la leche enriquecida, el hígado y la yema de huevo.

La vitamina C también es muy importante para las mujeres de más de 40, ya que refuerza el sistema inmunológico. La vitamina C mantiene alejados a los virus y, como principal punto fuerte, combate el cáncer mortífero.

Mantenerse sana a los 40 debería ser una de las prioridades de toda mujer. A medida que se hacen mayores, su sistema necesita más nutrición para hacer frente a los riesgos de salud habituales a esa edad. Tomar las cantidades adecuadas de nutrientes es fundamental para garantizar el bienestar del cuerpo que a su vez ayudará a asegurar la salud mental y a mantener una buena autoestima ante los retos de la década de los 40 y los 50.


Fuente: Natural Holistic Health